El día a día de las ferias artesanales - UPIU.com
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
    



	
Sobre el autor

CEPER, Universidad de los Andes
Ver su perfil

Flag Post
26 may 2009 at 12:49pm

El día a día de las ferias artesanales

Si se pudiera mirar al interior de cada artesanía sería posible descubrir secretos de culturas que no se perciben a simple vista. Es como abrir una puerta y ver lo que está detrás de la apertura de una feria, de la venta de unos aretes y de la elaboración de una manilla.

Por: Isabel Namén León
Estudiante de ingeniería industrial, Universidad de los Andes
mi.namen36@uniandes.edu.co

Una carpa de 4m2 sostenida en unos cuantos palos y una mesa constituyen lo que sería el stand de una feria cualquiera, pero lo realmente importante son los artefactos tradicionales en los que se plasma la sabiduría de generaciones de trabajo. La palabra artefacto significa hecho de arte, y son precisamente estos objetos los que hablan a los espectadores en formas diversas. La relación entre lo práctico y lo bello representan el camino que lleva el arte en la sociedad. Así como las personas, cada artefacto tiene una historia diferente que los vendedores se encargan de transmitir a los clientes.

Siglos atrás

Las ferias tienen origen en Europa Occidental. Consistían en un fenómeno económico en la Baja Edad Media y eran organizadas por mercaderes de alguna localidad. Mediante el feudalismo, las ciudades crecían con el comercio obteniendo ganancias por ventas de artesanías. Había ventajas según la ubicación geográfica, porque se solían celebrar en las puertas de las murallas, que terminaron convirtiéndose en plazas cerradas con edificios alrededor. Por lo general, eran puntos concurridos de las ciudades que dieron origen al capitalismo comercial.

Bogotá, con el decreto 463 de 2003 creado por el concejo de Bogotá en el gobierno de Antanas Mockus; se reglamenta la utilización de los espacios públicos para desarrollar ferias artesanales locales. Mediante ese decreto tanto el IPES como los artesanos pasan proyectos de lo que van a organizar a la Alcaldía y esta se encarga de aprobarlos según el plan de manejo presentado.

“Yo empecé fabricando artesanías. El bisabuelo de mi bisabuelo fabricaba artesanías. Luego creamos la asociación de familias artesanales con el fin de ayudar a las madres cabezas de familia. Estamos organizados hace 6 años. No tenemos apoyo ni subsidio de ninguna institución, porque somos entidades independientes de ellos, el IPES maneja más que todo vendedores ambulantes, nosotros somos vendedores de artesanías y estamos en un nivel más elevado que ellos”. declara Hernando Salazar director de una asociación de artesanos.

Cómo conseguir un espacio

El IPES es una entidad del sector público que se encarga de gestionar las relaciones entre las asociaciones de artesanos y las entidades administradoras de espacio público.

Las personas pueden durar casi un día entero esperando por una cita, pero eso parece no importarles. Ellas toman asiento en el pasillo como si estuvieran en la sala de urgencias de un hospital. Son humildes en su mayoría, pero no se descarta un vestido formal con el fin de que los escuchen y les tomen sus propuestas de una forma más seria.

Algunos llegan luchando por un propósito en específico, llevan un proyecto definido y no se rinden así los guías de amarillo les indiquen que “esas solicitudes solo son de 2-4 pm”, o que “la persona está ocupada”, o que “en este momento no lo pueden atender”.

Sin embargo, muchos llegan sin ni siquiera saber por quien preguntar, pero tienen la esperanza de que el IPES les solucione sus problemas. Otros se limitan a entregar una carta que saben se demorará mucho tiempo en ser contestada.

Como en toda espera, después de dos horas el ánimo de las personas empieza a cambiar. Ya mueven sus pies como señal de impaciencia y los que antes reían ahora miran ansiosos hacia los lados. Se escuchan llamadas telefónicas simultáneamente. Y empiezan las quejas, pero los guías de amarillo ya están acostumbrados a eso.

Finalmente el objetivo de la espera es ser atendido por alguno de los gestores locales. Jorge Acosta es el gestor de la localidad de Usaquén y es una de las personas que trabaja desde la subdirección administrativa y financiera de redes sociales para conseguir un espacio público y poder organizar una feria. “El trámite comienza cuando las personas forman una asociación de artesanos y se subscriben en la Cámara de Comercio, ya con esto pueden inscribirse al IPES y de esta forma estar en la base de datos. El plan de manejo consiste en tener las fechas indicadas, los horarios de apertura, y principalmente conocer el espacio en donde se van a ubicar y si necesitan contratar carpas, vigilancia o celaduría” menciona Jorge Acosta. Cumplidos los requisitos anteriores, se puede dar apertura a la feria.

Las organizaciones encargadas de suministrar el espacio son el IDU, la defensoría del espacio público, el IRD, y las alcaldías locales. Por su parte, el IPES alquila las carpas, los baños y pagan la luz a codensa. Esto siempre y cuando las organizaciones estén inscritas en la institución, de lo contrario cada asociación debe presentar directamente el proyecto a las organizaciones y esperar su respuesta.

“En el IPES hay mucha envidia. La gente en vez de estar pendiente de lo que ellos tienen miran cuánto venden los demás”. Además hay veces que “No quedan satisfechos con la distribución o el lugar donde quedaron ubicados y piden que se vuelva a hacer un sorteo” expresa José un artesano que lleva 4 años inscrito en el IPES.

La competencia

Aunque las ferias artesanales son actividades legales. Su mayor competencia se centra en las personas que se toman el espacio público.

“Es muy difícil competir con la gente que no está pagando por la carpa, simplemente cuando el precio de ellos es más barato nos toca dejar de vender eso y buscar otras cosas” dice uno de los artesanos de la feria del parque Santander.

Las zonas de mayor afluencia de vendedores según el Área de Gestión y Acción Local del Fondo de Ventas Populares son: Calle 165 entre carreras 7ª y 18. Calle 163ª con calle 28 (Hospital Cardio Infantil). Calle 170 con auto norte (Éxito de la 170). Calle 200 con Autopista Norte. Callejón de la Plazoleta de las Aguas. Carrera 6ª entre calles 116 y 119. Zonas de acceso al Centro Comercial Unicentro.

Del 100% de los vendedores informales de Usaquén. El 56,7% viven en la localidad, es decir, que la situación de vivienda no determina necesariamente el lugar de ejercicio de su actividad económica. El 18.8% de los vendedores informales de la localidad viven en casa propia, un 5.7% aún la está pagando, el 70.3% se encuentra en condición de arrendatarios y el 5.2% son ocupantes de hecho.

El 53.1% de los vendedores son mujeres y el 46.9% son hombres. El 15% son adultos mayores; que es el grupo con mayor grado de vulnerabilidad. El 70.6% corresponde a jefaturas de hogar. Lo anterior evidencia que un alto número de familias depende fundamentalmente de los ingresos percibidos en el ejercicio de la venta informal del jefe de hogar.

El 65% de los vendedores tiene a su cargo de 2 a 4 personas. Como es el caso de Maribel, madre de dos hijos y cabeza de familia.

“Nosotros tenemos que armar solos todo el stand y luego cuando acabe la feria, buscar alguien que nos ayude a cargar la mercancía. Es necesario que haya vigilancia en la noche, porque todo queda adentro, pero es más peligroso de noche que de día”. La gente mientras compra se coge cosas. Las ferias son distintas cada vez, puede que en un día se venda mucho y al otro no, los clientes no son fijos entonces no se puede establecer la mejor zona para vender”.

Y los compradores…

“Los estudiantes del Rosario a toda hora están comprando, son impulsivos, mueven la plata y no les duele. Los de los Andes piden descuento. Compran dos pulseras de mil y dicen a como me las va a dejar, mientras los del Rosario dicen ¿a mil, tan barato? deme esta y esta (…)” afirma Erika vendedora de 20 años de una de las carpas de la feria del parque Santander.

Sin embargo el negocio no son los estudiantes, la mayoría de los vendedores afirman que el mejor mercado son los extranjeros. Por eso “preferimos vender cosas que no sean tan comunes. Los artesanos ya conocen que es lo que compramos y vienen y nos ofrecen directamente”, dice Maribel.

Gajes del oficio

A lo largo de una feria se pueden presentar varias anomalías como incumplimiento en la apertura de carpas y cierre de las mismas. Quejas verbales por parte de los artesanos hacia las asociaciones, o de la comunidad a los gestores.

No obstante, esas son situaciones que se pueden manejar enviando un memorando a los artesanos, pero hay factores incontrolables como el clima. Cuando llueve hay que reorganizar todo lo que está dentro de las carpas para que no le caiga agua y como no hay un soporte en el piso los artesanos terminan con los pies mojados y los pantalones llenos de barro. Además, cuando hace demasiado sol hay que cubrir las cosas para que no se decoloren. Esos son algunos de los riesgos que se corren en el momento de trabajar en las ferias.

Otro es con las cuotas diarias. Como las ferias no son permanentes, pueden durar máximo un mes en la zona donde estén ubicadas. Ese mes representa entre $100.000 y $200.000 de alquiler. Es ahí donde no todas las personas tienen acceso a las ferias, y por eso prefieren tomarse el espacio público y competir con las mismas. De todas maneras, todos son artesanos y tratan de no competir entre ellos, se ayudan mutuamente prestándose plata rápidamente para dar las vueltas, o atendiendo mientras los otros no están porque bien lo dicen ellos “El objetivo es no perder ninguna venta”.

Las ferias permiten conservar a tradición del oficio de los artesanos. Mediante sus muestras inculcan en cada nueva generación los valores culturales en los que se fundamenta la sociedad. Es a través de ellas, como se aprende a respetar la sabiduría de los mayores, a sentir amor por la tierra y por las costumbres, a crear y a eternizar los cultos. Así, como lo menciona “tradición y artesanía, tradición y cultura, son espacios de la vida humana, que se sostienen recíprocamente y que ayudan a un pueblo a conservar y construir su patrimonio”.


Enviar por email

Responder con tu propio contenido

MÁS VISITADOS
Stories
Photos
Video