La historia de los afrodescendientes, una historia no contada. - UPIU.com
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
	
    



	
Sobre el autor

Carla Sandoval
Universidad San Francisco de Quito
Ver su perfil

Flag Post
20 nov. 2011 at 6:05pm

La historia de los afrodescendientes, una historia no contada.

¿Qué recordamos del paso de los afrodescendientes a lo largo de la historia? Dos cosas: fueron esclavos y fueron liberados. Pareciera que la historia de los afrodescendientes que habitan en el Ecuador desde hace más de 500 años, se reduce a esos dos momentos históricos. Hoy se llama afrodescendientes a los ecuatorianos descendientes de africanos. Sus antepasados vivieron la época de la Real Audiencia de Quito y vieron al Ecuador transformarse en República en 1830. Son parte del país. Han aportado con su cultura, su arte y sus costumbres traídos por sus ancestros desde África. Han ayudado a enriquecer nuestra diversidad cultural. El Ecuador es un país pluricultural y los afros son parte de él.
En el Valle del Chota, ubicado entre las Provincias de Imbabura y Carchi, y en Esmeraldas, provincia ubicada al norte del Ecuador, la mayoría de la población es afro. En Imbabura, Carchi y en las grandes ciudades del Ecuador, Guayaquil y Quito, se encuentran igualmente afrodescendientes, aunque en menor cantidad. Lastimosamente, sufren de altos niveles de pobreza y discriminación. Desde siempre se ha separado, según dice Lola Vásquez en el libro Ecuador, su realidad, a la población. Se ha separado de lo blanco de lo “negro y lo indio, que fue considerado como inferior, como atrasado, pobre, subdesarrollado.” Además, son prácticamente invisibles en la historia del Ecuador. A pesar del paso del tiempo, la historia de los afros sigue siendo olvidada.
La mayoría de las personas cree que los africanos fueron traídos solamente para ser esclavos. Lilyan Benítez y Alicia Garcés aclaran en su libro “Culturas ecuatorianas ayer y hoy” que los afrodescendientes” llegaron antes de la fundación de Quito con la expedición del conquistador Alvarado que trajo algunos esclavos negros que participaron en los enfrentamientos militares con Diego de Almagro en 1534.” Cuando las batallas terminaron, “quienes participaron en las expediciones de conquista consiguieron la libertad como reconocimiento a la ayuda que prestaron”, mencionan Benítez y Garcés.
La necesidad creciente de mano de obra para los trabajos de campo hizo que se tomen aquí las mismas medidas que en Europa donde ya se había esclavizado a los afros. La idea de que eran seres sin alma estaba ya muy desarrollada y aceptada. En 1505 desembarcaron los primeros esclavos. Pero no todos los afrodescendientes fueron esclavos. Entre los siglos XVII y XVIII, varios buques negreros naufragaron y los sobrevivientes llegaron a la costa norte de Ecuador. Organizaron sus comunidades y vivieron por su cuenta en la zona que actualmente se conoce como Esmeraldas. Muchos migraron hacia otras zonas posteriormente y en la actualidad se encuentra afrodescendientes inclusive en la Amazonía ecuatoriana.
En el II Manual de Historia del Ecuador, Enrique Ayala Mora, su autor, indica que “desde inicios del siglo XIX, había declinado la esclavitud en la Costa donde, con la dinamización agrícola y comercial, muchos esclavos habían comprado su libertad.” Sin embargo, en la sierra, la situación era diferente. La mayoría de esclavos se encontraba ahí. No fue sino hasta algunos años después de que el Ecuador se independizó de España y se transformó en República que se concedió la libertad a los esclavos. El 24 de julio de 1851, bajo el mandato de José María Urbina, los esclavos fueron liberados gracias a un sistema de indemnización para los “dueños.” Entre los años 1851 y 1852, el presupuesto estatal en se utilizó en gran parte para pagar la indemnización. Se discutía entonces de si la abolición debía ser inmediata o a plazos. Se escogió la abolición inmediata y tras el suceso, muchos afrodescendientes migraron de la sierra a la costa. El historiador Carlos Freile cree que “la abolición de la esclavitud afianzó la igualdad jurídica entre ecuatorianos”, por lo menos en el papel.
Técnicamente hasta ahí se habla de los afros en los libros de colegio. ¿Qué pasó después? ¿Dónde está registrado su paso? Lastimosamente, casi nadie recuerda haber leído algo acerca de un afrodescendiente en los libros de historia del colegio. En mis clases de historia del Ecuador, cuando me hablaban de héroes nacionales, No podía faltar el nombre de Eloy Alfaro o de Federico González Suárez pero no recuerdo haber escuchado nunca una historia sobre un héroe afrodescendiente.
La historia de los afros está tan guardada que corre el riesgo de ser olvidada. No existen muchos datos y ,si están presentes en los libros de historia, son recuadros pequeños, de esos que la gente muchas veces no lee. Las historias que marcaron a los afroecuatorianos no forman parte de los libros de historia del Ecuador. Es cierto que, al ser esclavos, no podían escribir ni leer y, por ello, es probable que muchas de sus historias se hayan perdido. Precisamente por esto ver la historia desde el punto de vista de los afros es difícil. Y la poca información que queda de su paso por la historia es contada a través de los ojos de la clase social dominante de la época. Aunque existe olvido y huecos en la historia de los afros, existen héroes que han sobrevivido al olvido, por ejemplo:
Ambrosio Mondongo, rebelde del Chota
¿Por qué no contar la historia de Ambrosio Mondongo?, líder de una de
las revueltas más importantes en la historia de los afrodescendientes en Ecuador. Rafael Savoia cuenta en su libro “El Negro en la Historia” que Mondongo no podía tolerar más “tanto atropello a la dignidad humana”, al referirse al trato a los esclavos. En 1789 se alzó contra sus amos. Logró juntar casi 2000 seguidores en el Valle del Chota y aunque la revuelta no tuvo éxito, fue la oportunidad de reconsiderar lo “inhumano de las prácticas esclavizadoras.” La lucha de Mondongo tenía como objetivo poner fin al maltrato físico, la privación de alimentos y la tortura sicológica a la que eran sometidos a diario todos los esclavos, niños y mujeres incluidos. El maltrato se sufría a diario y pese a los rezos de los afros, la justicia no llegó al Valle del Chota, conocida en esa época como “el río del dolor y de las lágrimas”.
Se desconocen muchos casos de maltrato físico a los esclavos. Se sabe que existían pero no se recuerdan nombres específicos o fechas. Muchos casos permanecieron “ignorados o borrados para la historia social.” Ambrosio Mondongo es el ejemplo de un luchador por la igualdad de derechos, un rebelde que defendía sus ideales. Aunque fracasó, dio un gran paso para que el resto de la sociedad empiece a considerar que los esclavos también sufrían y que necesitaban que se los trate mejor.
Alonso de Illescas
Alonso de Illescas fue un héroe negro ecuatoriano del Siglo XVI. Patricio Pérez Ramírez, autor del artículo “Alonso de Illescas” dice que es el “líder más importante para los afroecuatorianos. Es el máximo referente y un símbolo de lucha, resistencia e inteligencia ; un ícono que marca la historia de los descendientes de africanos en el Ecuador.” En 1553, un barco que navegaba desde Panamá hasta Lima se estaba hundiendo cerca de la costa de Esmeraldas. Los hombres y mujeres que eran trasladados en el barco huyeron al interior de la selva para salvarse. Los indígenas nativos de la selva, al ver a los negros, abandonaron el pueblo. Pérez cuenta que “posteriormente los nativos y los visitantes hicieron las paces y formaron alianzas.” Todo esto gracias a las cualidades de Alonso de Illescas. Fue un hombre “muy inteligente. Conocía muy bien la lengua española y aprendió muy pronto las lenguas locales. Por su habilidad diplomática y militar, supo ganarse la simpatía y el respeto de los indios y los negros.” He ahí un ejemplo de un héroe de un luchador por la paz. Illescas demostró que es posible que dos etnias diferentes convivan sin necesidad de imponerse la una sobre la otra, si no mediante alianzas para fortalecer y beneficiar a todos.
Somos orgullosos de los afrodescendientes solamente cuando juega la selección de fútbol. El resto del tiempo los ocultamos. El siguiente verso pertenece a Antonio Preciado, poeta esmeraldeño. “Soy un sobreviviente
que apenas ha nacido; viejo y reciente, como el sol temprano. Soy el mismo de ayer, pero crecido, y estoy tocando el cielo con mis manos. Soy el mismo de ayer, enloquecido, y trepo tempestades con mi brazo.” Son versos que pocos ecuatorianos conocen. Muchos ni siquiera han escuchado hablar de Antonio Preciado o de Nelson Estupiñan, otro poeta afrodescendiente.
Savoia dice que “es obligación moral de todo ecuatoriano recoger entre los hechos históricos, los nombres de Pedro Luis Mina, Ambrosio Mondongo, Juan José Marqués, como ejemplo de la lucha por la dignidad humana, por la siembra dolorosa en el surco de la libertad.” Debemos rescatar la historia de los afros del olvido. Buscar generar más entidades que se dediquen a buscar e investigar el paso de los afrodescendientes podría ser una solución. La historia de los Afros es, según Sonia Viveros, directora del Centro Cultural Afroecuatoriano, “una historia sometida al silencio y al desconocimiento. En Ecuador no se ven cultos africanos pero si se escucha su música.” Danzas como la marimba esmeraldeña y la bomba del Valle del Chota son identificaciones clásicas de los pueblos afrodescendientes en Ecuador. Al igual que se mantiene su cultura, debe rescatarse su historia.
A muchos ecuatorianos se les borró de la memoria que varios afroecuatorianos participaron en los movimientos de Independencia o en la revolución de concha, una revuelta organizada en la costa por Carlos Concha en contra de Leonidas Plaza Gutierrez, presunto asesino de Eloy Alfaro. Con todas estas historias y muchas otras, es difícil aceptar que solo se mencione a los afrodescendientes cuando se habla de esclavitud y de abolición de la esclavitud, pero está en las manos de todos hacer que esto cambie. Su historia merece ser contada, escuchada, entendida y estudiada.





























Etiquetas: Afrodescendientes, año internacional de los afrodescendientes, historia
Enviar por email

Responder con tu propio contenido
Calificación: 5.0 (1 voto)

MÁS VISITADOS
Stories
Photos
Video